John L. Hall, físico. Ha dedicado toda su vida a investigar en óptica, contribuyendo notablemente a este campo. Galardonado con el premio Nobel de física en 2005 por su trabajo pionero en espectroscopía de gran precisión basada en láseres.

Lindy Hall. Maestra de inglés y consultora y especialista de material educativo.

Ambos fundaron en programa Discovery Program for Kids, un programa para comunicar y enseñar ciencia a los niños.

 

Tuve la oportunidad de coincidir con este encantador matrimonio en un congreso de Óptica en la Duke University (USA) y no pude evitar el hablar con ellos sobre ciencia y enseñanza.

Ha estado toda su vida investigando en óptica, contribuyendo mucho a la ciencia. ¿Como ha cambiado nuestra sociedad es este tiempo, gracias a nuestra mejor comprensión de la fotónica?

He dedicado 44 años como científico en los EEUU, desarrollando herramientas y técnicas para medidas físicas cada vez más precisas. Interactué con representantes de otras naciones para empujar las investigaciones en varias áreas relacionadas con la fotónica. Ahora observo rápidos cambios y un gran aumento en la cantidad de datos disponibles en muchos campos, que hacen casi imposible mantener y entender como todas las piezas encajan. En mi área de medidas de frecuencia el progreso ha sido increíble. En los próximos años habrá un nuevo planteamiento respecto a la manera en que medimos el tiempo.

 

En los últimos años ha centrado sus esfuerzos en la enseñanza de la ciencia a los niños, una labor muy importante y nada fácil. ¿Qué le ha empujado a ello?

A menudo a los galardonados con el premio Nobel nos surge la oportunidad de trabajar en alguna causa de interés social. Como profesor de universidad tuve la ocasión de conocer brillantes estudiantes, mientras que mi mujer, como maestra de adolescentes en escuelas públicas, ha visto grandes ejemplos de niños con grandes capacidades, habilidades y actitudes. Juntos nos concienciamos de que las puntuaciones de exámenes indicaban baja preparación en matemáticas y ciencias, dificultándoles sus opciones de futuro. Queremos motivar a los alumnos, facilitándoles material para que exploren y disfruten con la ciencia.

 

Se ha escrito mucho sobre técnicas de enseñanza para comunicar la ciencia. ¿Cómo lo trabajan?, ¿qué objetivos tienen?

Hemos desarrollado 23 proyectos para alumnos de educación primaria sobre temas propuestos por los maestros. Los estudiantes vienen a la biblioteca, donde tenemos el material, pueden usarlo y explorarlo. Aunque hay maestros de soporte no hay clases magistrales ni demostraciones. Son libres de elegir su trabajo, investigar, cambiar sus ideas. Suelen hacer preguntas de gran nivel o hacer comentarios perspicaces.

 

Nuestra sociedad está basada en la ciencia y la tecnología. Parecería lógico pensar que queremos que nuestros jóvenes sean buenos en estas áreas. ¿Creen que esto es cierto o realmente son necesarias actividades extraescolares a tal efecto?

Tus observaciones representan la realidad de la cultura y experiencia americana de hace 100 años. Nuevos tipos de máquinas estaban apareciendo y eran muy atractivas. Pero los diseños eran tempranos y no muy desarrollados, por los que “repararlos” era una hobby natural. La gente adquiría habilidades con sus manos, muy útiles para nuestra sociedad. Ahora parece mucho más complejo: diseños, software, electrónica … Por ejemplo, los teléfonos móviles se descartan mucho antes de que se estropeen. Me preocupa la extremada especialización, pese a que la red nos permite encontrar como reparar objetos, si nos interesa.

 

Una vez leí el libro “Física para futuros presidentes: la ciencia detrás de los titulares”, de Richard Muller. Creo que es una buena idea, pero no solo para futuros presidentes, si no para toda la sociedad. Por mi experiencia en España, la ciencia no se ve como parte de la cultura, si no como algo extraño, solo para “frikis”. ¿Es la situación de los EEUU diferente?

Los roles de la ciencia y la tecnología no están bien entendidos en los EEUU. Por una parte la sociedad disfruta de los productos desarrollados, pero por otra parte, la preparación necesaria para un puesto de investigación y desarrollo no está tan claramente definida. Tradicionalmente, cuatro años en la universidad suponían la entrada a una confortable y satisfactoria vida de clase media. Creo que este canal aún está abierto, pero básicamente funciona para estudiantes muy brillantes, o aquellos cuyos padres han podido invertir en una educación más amplia.

Pero tu pregunta es más larga: hay fascinantes cuestiones en física aún abiertas, consecuencia de avances en las técnicas experimentales y de los marcos teóricos. Las cuestiones sobre propiedades del espacio y el tiempo son especialmente interesantes hoy en día debido al desarrollo de los relojes atómicos. Medidas con precisión de hasta 18 decimales (medir la edad del universo y equivocarse de un segundo) pueden cambiar otras preguntas como, ¿es la velocidad de la luz realmente constante a escalas cosmológicas? ¿Es correcta la idea de la energía oscura? ¿Se agrupa en grumos la materia oscura?

Entrevista realizada en el verano del 2016